Yucatán, récord histórico en crecimiento industrial. La gran apuesta al futuro: la industria 4.0

Por: Línea Recta.

5 septiembre, 2017.

El clúster cervecero representa una inversión de más de 17 mil millones de pesos.
Por Félix Ucán Salazar

Rezagada por décadas, luego del auge del “oro verde” y el surgimiento de las fábricas tradicionales de cerveza, galletas, refrescos, condimentos y otros productos de consumo, la industria yucateca registra un inusitado repunte en los últimos años, al grado de colocar al Estado en el primer lugar nacional en cuanto a crecimiento, con un 12.4%.


Mientras otras entidades con vocación industrial padecen un estancamiento y otras incluso un decrecimiento, Yucatán despega en el sector secundario y no sólo por la planta cervecera de Grupo Modelo en Hunucmá, que representa una inversion de 8,500 millones de pesos y miles de empleos, sino por la llegada de otras inversiones nacionales y extranjeras y el crecimiento incluso de empresas locales, tanto de la industria tradicional como de la agroindustria y el sector maquilador.
Por muchos años, el sector industrial prácticamente no figuraba en el Producto Interno Bruto (PIB) de Yucatán -dominado casi en un 90% por el comercio, los servicios y el turismo-, pero ahora representa el 30% del peso económico del Estado y va en ruta ascendente, afirma el secretario de Fomento Económico del gobierno del Estado, Ernesto Herrera Novelo.
El PIB estatal actual se completa, según refiere el funcionario, con el 67% del sector terciario (comercio, servicios y turismo), que sigue siendo el puntal de la economía yucateca, y el 3% del sector primario (producción de materias primas, agricultura, ganadería, pesca y apicultura, entre otros).
El sector industrial se compone, a su vez, de cuatro actividades: las manufacturas, que en el caso de Yucatán representa el 55.4% de este sector; la construcción, el 34.2%; la producción de energía, agua y gas, el 7.5%, y la minería, el 2.8%. 
No existen datos actualizados sobre el tamaño del sector industrial de Yucatán, pero, para tener una idea, el Censo Económico 2014 del Inegi, que es el más reciente, nos dice que para esas fechas habían 23,345 unidades económicas (personas y empresas) dedicadas a esta actividad.
Por rubros: 22,634 unidades correspondían a las manufacturas, 563 a la construcción, 111 a la producción de energía, agua y gas, y 37 a la minería (en el que se considera la extracción de sal), que suman las 23,345.
El Censo arrojó que habían 107,743 trabajadores en este sector y su remuneración representaba los 4,937 millones 321 mil pesos, sumando sueldos y prestaciones.
La producción total bruta de la industria tenía un valor de 49,452 millones 139 mil pesos y los activos fijos de este sector ascendían a 15,308 millones 339 mil pesos.
Estos datos, que reflejan la radiografía del sector secundario o de la transformación en Yucatán, nos dan una idea de la magnitud de la industria, la cual ha crecido de 2014 a la fecha. Si bien en el contexto nacional, Yucatán no es un polo industrial, sí muestra un despegue en este sector.


5 factores del Auge Industrial

¿Cuáles son los factores que han propiciado el auge industrial en Yucatán?
En la lista aparecen cinco: la certeza jurídica en las inversiones, la infraestructura, la conectividad, la formación de recursos humanos y la seguridad, que juntas representan competitividad, afirma el secretario de Fomento Económico.
La certeza jurídica es fundamental, explica, porque lo primero que pregunta un inversionista es si su dinero no corre riesgos.
Desde el inicio de la actual administración, agrega, se han hecho inversiones en carreteras, en el sistema ferroviario de la vía Valladolid-Mérida-Coatzacoalcos, que es parte del nudo logístico nacional, y en el puerto de altura de Progreso, que cuenta con un nuevo viaducto, mayor calado y mayor ancho en el canal de navegación. Sólo en el proyecto ferroviario se han invertido más de 3 mil millones de pesos, afirma Herrera Novelo.
La reactivación del ferrocarril, un transporte marítimo más competitivo, el crecimiento de las conexiones aéreas y el buen estado de las carreteras, le dan mayor conectividad a Yucatán, lo cual se traduce en una ventaja competitiva.
En materia educativa, explica el titular de la Sefoe, instituciones como la Universidad Autónoma de Yucatán, el Tecnológico de Mérida, la Universidad Tecnológica Metropolitana, la Universidad Marista y la Anáhuac Mayab, generan profesionales, particularmente ingenieros, que se han colocado en las nuevas empresas que cuentan con tecnología de punta.

La industria demanda ahora ingenieros en producción, en robótica, mecatrónica y logística, entre otros profesionales, y estas instituciones, afortundamente, cubren esa necesidad, dice Herrera Novelo. Son empleos de calidad y mejor pagados y muestran cuáles son las carreras que se deben recomendar a los jóvenes.

Asignaturas pendientes
La industria va bien, pero hay dos asiganturas pendientes por resolver: la falta de gas natural y las tarifas eléctricas que siguen siendo altas, reconoce el titular de la Sefoe.
El funcionario afirma que una opción para subsanar la falta de ese energético, es traer por Progreso barcos con gas natural líquido, a fin de alimentar a las plantas de la Comisión Federal de Electricidad y a las industrias yucatecas, lo que reduciría el uso de combustibles fósiles.
 
El clúster cervecero 
Herrera Novelo asegura que el Grupo Modelo y la multinacional AB InBev (Anheuser-Busch InBev), ya han invertido 8,500 millones de pesos en la Cervecería Yucateca en Hunucmá, que ha puesto a Yucatán ante los ojos de 140 países.
La producción de esta nueva planta equivale a 5.4 millones de cervezas diarias y más de 220,000 botellas por hora. Elabora las cervezas Montejo, León, Corona, Victoria y Modelo Especial, que saldrán por Progreso a diversas partes del mundo como África, Centroamérica, Sudamérica y Europa.
La gran noticia, dice, es que alrededor de la Cervecería están llegando otras plantas proveedoras, igual de grandes, que van a formar el clúster cervecero.
Inversión de más de 17 mil millones
La primera de ellas ya se inauguró: Envases Universales, con una inversión de 2,300 millones de pesos. Hay otra en construcción, Trailmexa, fabricante de contenedores para el mercado internacional, que llega con una inversión de 650 millones de pesos. Esta compañía apoyará la logística de exportación de la cerveza.
Una tercera proveedora es Grupo Gondi, empresa líder en productos de papel y empaques en México, que hará cajas de cartón para la Cervecería. Su planta se construye con una inversión de 750 millones de pesos.
Herrera Novelo asegura que vienen otras empresas proveedoras, entre ellas del ramo del vidrio, que se irán instalando en Hunucmá, para dar paso a un verdadero clúster cervecero. La inversión de estas compañías conexas representan más de los 8,500 millones que ha invertido Grupo Modelo AB InBev, de tal manera que este núcleo industrial superará los 17 mil millones de pesos, una mega inversión, sin duda. En general, afirma, una industria suele atraer a 12 empresas conexas. 
El funcionario dice que el premio para el gobierno de Rolando Zapata es que este auge industrial genera miles de empleos. Este auge, agrega, explica en buena parte los 7 mil nuevos empleos que se crearon en Yucatán en el primer semestre de año, derivados del proceso de construcción y crecimiento del sector industrial.
Asimismo, también ha contribuído a la generación de los 62 mil nuevos empleos formales que se han creado en lo que va de esta administración, afirma Herrera Novelo.

 
La industria tradicional 
¿Qué ha pasado con la industria tradicional yucateca? No es ajena al “boom” del sector, pues empresas como la Galletera Dondé, la Industria Salinera de Yucatán, Condimentos La Anita, Hidrogendora Yucateca y Bepensa, por citar algunas de gran tradición, registran también un franco crecimiento.
Nos llena de orgullo  ver que no se han quedado rezagadas, hace tres semanas estuvimos en la  Dondé, que crece a un 20% anual, está exportando a nuevos mercados y abrió una nueva línea de producción, afirma el titular de la Sefoe.
La Anita forma parte del catálogo exportable que maneja el Estado, está llegando a diferentes mercados mundiales con sus salsas y otros productos y está creciendo a doble dígito en sus ventas, asegura.
Hace poco estuvimos también en la Salinera, agrega, que ha tenido un año récord, el calor ayuda, pues propicia una mayor concentración de sal, este año llegarían a las 600 mil toneladas de producción. 
La Hidrogenadora Yucateca sigue creciendo. Algo que la ha ayudado es la dinámica de empresas como Bachoco y Kekén, que ha propiciado un aumento del 20% anual en la producción de alimento para aves y cerdos, gran parte de la fórmula es pasta de soya que procesan Oleoproteínas del Sureste y Aceitera del Golfo, filiales de Hysa.
La demanda es tal, que ha hecho que el corporativo invierta más y abra una nueva división que es Agromaizza, que capta todo el maíz y la soya que se produce en la Península. Eso ha ayudado a la economía del Estado y ha impulsado al sector primario, pues tiene asegurada la venta del grano y a precios internacionales, lo cual es muy importante, subraya.
Los indicadores del primer trimestre de este año nos dicen que el sector primario creció un 9%, Agromaizza es parte de esta explicación. Hay inversiones locales, nacionales y extranjeras en el oriente y el sur del Estado para producir maíz y soya. Este tipo de negocios son los que van a fomentar que la gente siga sembrando, apunta Herrera Novelo.

Las maquiladoras también repuntan 
¿Qué ha pasado con las maquiladoras, particularmente del ramo textil? Todos pensaban que estaban en la lona, pero, afortunadamente, también están creciendo, asegura el secretario.
Tenemos ejemplos de éxito como Vertical Knits, de capital yucateco, con sus dos plantas en Baca y Tizimín que confeccionan prendas deportivas para firmas de prestigio mundial como Nike, Reebook, Pumas, Adidas y Converse, destaca el funcionario.
Es increíble que la planta de Tizimín elabore ropa de nieve para la firma Patagonia, sin duda Vertical Knits es una empresa de talla mundial, apunta.
Monty está creciendo, ya tiene una división más, en Motul está al tope, pero ya inauguró en Tizimín una nueva maquiladora que genera 300 empleos, y en seis meses reabrirá su planta en Maxcanú con otros tantos empleos.
En Valladolid estamos recibiendo a una empresa de Bélgica -”quizá atraída por AB InBev, por eso digo que la Cervecería nos proyecta a 140 países”-, que se dedica a la confección de ropa para la industria petrolera, son prendas especiales de un material no flamable. Ellos deben estar listos en el primer trimestre de 2018. Se averiguó que se trata de la empresa belga Coast & Town.
 
La gran apuesta: la industria 4.0 
¿Qué papel jugarán en la industria el Parque Científico y Tecnológico de Yucatán y la Zona Económica Especial, que se construye cerca de Progreso? Esta pregunta es importantísima, por lo que significa, dice el secretario.
Lo que esta adminstración está haciendo es programar el desarrollo para  los próximos 30 años, porque no queremos que nos pase lo de los vecinos, que al entrar las nuevas tecnologías se vino abajo la mano de obra, particularmente en el sector automotriz.
¿A qué le apostamos acá?, a formar jóvenes con habilidades, aptos en innovación y en Tecnologías de la Información y Comunicación (TICs), esa es la vocación del Parque Científico y de la Zona Económica Especial. Por eso se abrió la Universidad Politécnica de Yucatán, para reforzar la formación de recursos humanos para trabajar en empresas de alta tecnología.
Le estamos apostando a que esos muchachos se vayan desarrollando con esos perfiles para que cuando llegue la industria 4.0, también llamada industria inteligente, puedan levantar la mano.
La tendencia mundial es la industria del conocimiento, el desarrollo, por ejemplo, de Software para controlar autos sin conductor. En Alemania nos tocó ver al director de Leoni -empresa fabricante de arneses electrónicos para automóviles que se instala en Kanasín- bajar de su coche y ver que el vehículo se estacionó solo. Ésa es la industria 4.0, la industria de cuarta generación.
Queremos que nuestros muchachos puedan trabajar en una línea de producción de ese nivel, hacia allá enfilamos.

La industria yucateca del Siglo XXI 
¿Hacia dónde va Yucatán en materia industrial? Lo que tenemos que hacer es, punto número uno: fomentar el mercado interno y el crecimiento de las empresas yucatecas dándoles vocación exportadora.
Hay que abrir canales de exportación y no sólo para las grandes empresas sino también para las pequeñas. En Sefoe tenemos un área para certificar a quienes pueden exportar y hace un mes liberamos 15 pequeñas empresas.
Un ejemplo es Salsas Dzemul, que empezó como una empresa familiar, hoy está exportando a siete estados de la Unión Americana, gracias a su calidad y a que fue detectada por un comercializador en la Semana de Yucatán en México. Es un caso de éxito.
Trajimos a un inspector de la FDA (Food and Drug Administration), que es la que certifica para entrar a Estados Unidos, y así acreditamos a estas 15 empresas. Hoy están exportando salsas, piñatas, zapatos, licores y agua de coco, entre otros productos, y lo hacen juntos en contenedores consolidadados para ahorrar costos.
Las grandes empresas están exportando cantidades industriales, como Bachoco, Kekén, Hysa, Bepensa y Espejos Millet, esta última está vendiendo una locura a Estados Unidos.
El punto número dos es: no dejar de invertir en infraestructura, sin infraestructura no hay desarrollo económico. Hay quienes dicen que las empresas vienen por la seguridad, pero seguridad la tenemos desde hace 40 años y no llegaban; sí ayuda, desde luego, pero es un factor más, no el único. Hay que seguir invirtiendo en infraestructura pensando en los próximos 30 años.
Hay que adicionar otros tres elementos: los recursos humanos calificados, o sea la educación, la conectividad y la certeza jurídica en las inversiones.
Y en cuanto a qué tipo de industrias le apostamos, están los ramos de la aeronáutica, la espacial y la automotriz, pero ésta última desde el desarrollo de Software, no del ensamble. Estamos sentando las bases para la industria yucateca del Siglo XXI.
En el sector de las manufacturas hay otro caso de éxito: la empresa yucateca Air Temp de México, que cuenta con una planta en Umán (y otra en Puebla), donde fabrica millones de sistemas de enfriamiento y aires acondicionados para autos que exporta a Alemania, Francia, España, Eslovenia, Turquía, Irán, Estados Unidos, Argentina, Brasil y Centro y Sudamérica, para firmas como Volkswagen, Nissan y General Motors.

Air Temp es un proveedor de grandes ligas y tiene el mérito de registrar cero defectos de fabricación por más de 10 años consecutivos, lo cual habla de la calidad de la mano de obra yucateca, que compite con las mejores del mundo. 

Tags: , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Revista Impresa

Edición actual:

Línea Recta Octubre 2017

2 octubre, 2017

Encuestas

¿Crees que Calderón nos deja un mejor o peor país?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...
Línearecta Recta: La distancia más corta entre dos puntos

Revista Impresa

  • LineaRecta @sylviadmz

    Nulla malesuada purus vitae libero ornare ut scelerisque
  • LineaRecta @sylviadmz Nulla malesuada purus vitae libero ornare ut scelerisque
  • LineaRecta @sylviadmz Nulla malesuada purus vitae libero ornare ut scelerisque
cerrar x