Proyecto Azteca: Innovación mexicana…de altura

Por: Línea Recta.

17 octubre, 2017.

Por Carlos A. Rubi Molina

Es un dato tan impactante que no pretendo sepultarlo en el texto inferior: después de casi un siglo, un nuevo avión fabricado en México está listo para volar por nuestros aires. Tal parecía que, a pesar de los enormes logros en mano de obra que el capital humano mexicano realiza para grandes corporativos y transnacionales de origen extranjero, la innovación aeronáutica nacional, durante décadas, se mantenía sin despegar.

Este enorme motivo de orgullo se trata del llamado Proyecto Azteca, una iniciativa que presentó la Subdirección General de Industria Aeronáutica Militar de la Secretaría de Defensa Nacional en marco del Centenario de la misma, y que comprende la realización en 2018 de al menos un prototipo y dos naves entrenadoras militares con tecnología de punta y tanto diseño como ensamblado mexicano. Esto, sin embargo, desencadenará un proceso en serie que elevará a 35 la cantidad de equipos similares de hélice en 2020 y detonará el desarrollo de jets en 2036, algo inédito en la historia nacional.

El programa—a todas luces—marcará época en la era moderna, puesto que como señaló en previas intervenciones ante los medios  el General de División Genaro Fausto Lozano, en los primeros años del siglo pasado México se consideraba una potencia aeronáutica en el sector público y privado—incluso desarrollando aviones, motores y hélices, pero optando (por ahí de 1924) por un sistema más barato y simple que consistía en comprar aviones desarrollados en otros países, so pena de la innovación.

El primer fruto del Proyecto Azteca (cuya inversión acumula más de 110 mdp) es el Azteca-1, un avión entrenador destinado para el Colegio del Aire de la Escuela Militar de Aviación. 52 personas de diversas instituciones públicas están a cargo del desarrollo de la nave biplaza, que inició su trayecto en 2015 al dar pie a la fase CAD (diseño asistido por computadora), para luego, por estas fechas, pasar al diseño aerodinámico estructural y posteriormente iniciar montaje, fabricación y ensamblaje final, con miras a ser estrenada durante el Desfile de Independencia de 2018.

Es importante señalar que este avión no será “uno del montón,” pues estará empleando las más novedosas técnicas de fabricación que comúnmente se usan en la aviación comercial y civil, así como materiales que ya se comienzan a ver en los aviones más modernos y grandes del mundo. Su fuselaje estará fabricado con materiales composite (compuestos) de fibra de carbono, fibra de vidrio y epoxi (tal y como el Boeing 787 Dreamliner y el Airbus A350) y contará con una innovadora hélice de dos palas de velocidad constante en tándem con un motor de 100 caballos de fuerza y 4 cilindros, que generará un empuje máximo de 140 nudos y podrá despegar en pistas muy cortas –algo muy útil en zonas rurales de México— así como volar por 8 horas ininterrumpidas.

Quizás la parte más impresionante del avión sea su diseño exterior, el cual luce un color amarillo brillante con una máscara de águila y la insignia de la Fuerza Aérea Mexicana, todo montado sobre un compacto tren de aterrizaje tipo triciclo, un par de asientos lado-con-lado para sus dos tripulantes y un cuerpo ligero pero estilizado, que dista muchísimo del vetusto (pero confiable) Cessna 182, modelo al que sustituirá en el adiestramiento inicial de los futuros pilotos.

El techo de servicio del Azteca-1 serán 15,000 pies, mismos que serán navegados con herramientas y sistemas de aviónica digital de primer nivel, que recubrirán todo el tablero de la cabina del avión. Además, al ser un aeronave de ala baja –un detalle que obedece a la necesidad de estabilidad y precisión en el diseño— enfatiza la seguridad que el nuevo piloto tendrá al tomar los controles, incluso haciendo sencilla la transición hacia un modelo más grande y complejo.

Sobre este mismo punto, según menciona el Capitán Primero Ciro Zárate Tomás a medios nacionales, “a largo plazo la meta de la Sedena es desarrollar un avión de transporte ejecutivo y culminar el programa con cazas de combate de calidad mundial”, presumiblemente a reacción.

Efectivamente, después de 90 años de rezago en materia aeronáutica, nuestro país –en menos de tres décadas— se pondrá a la vanguardia en el campo que abandonó buscando cortar costos, y que ahora retoma apuntalando la innovación en beneficio de todos nosotros.

Tags: , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Revista Impresa

Edición actual:

Línea Recta

9 noviembre, 2017

Encuestas

¿Crees que Calderón nos deja un mejor o peor país?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...
Línearecta Recta: La distancia más corta entre dos puntos

Revista Impresa

  • LineaRecta @sylviadmz

    Nulla malesuada purus vitae libero ornare ut scelerisque
  • LineaRecta @sylviadmz Nulla malesuada purus vitae libero ornare ut scelerisque
  • LineaRecta @sylviadmz Nulla malesuada purus vitae libero ornare ut scelerisque
cerrar x