“Deshojando la Margarita”

Por: Línea Recta.

9 noviembre, 2017.

Por: Ana Rosa Payán Cervera

“Arrieros somos, y en el camino andamos”.

Dicho popular

Con el paso de los años uno va adquiriendo, en el mejor de los casos, más madurez, templanza y va valorando todo lo vivido. Aciertos, errores, decisiones oportunas, titubeos desafortunados, momentos felices, malos ratos; a los buenos amigos, a los que se fueron y no regresaron. El valor de la familia sobretodo en los momentos difíciles, pero también cuando compartimos alegrías y triunfos personales. El país en el que vivimos con tanta riqueza natural y gente buena, pero también con tan malos gobiernos, como malos ciudadanos.

Hoy estamos viviendo en México situaciones tan complejas como inéditas en un año electoral, que se antoja extremadamente conflictivo por todos los factores que lo componen.

Para empezar un gobierno federal que es más conocido por sus yerros que por sus aciertos. Por el alto grado de corrupción que permea desde la cabeza, léase, el presidente de la república, y para muestra tenemos el ejemplo de la famosa “casa blanca” o bien, el muy sonado caso de “Odebrecht”, que ha cimbrado a muchos países de Latinoamérica, llevando a la cárcel a varios de sus altos funcionarios por haber aceptado sobornos, menos en México, … hasta el momento.

 

No pagará nada, ¡Como siempre!

Sí uno pregunta en la calle qué piensa de este caso y sí podría ir a la cárcel por todos los millones de los que es acusado, Emilio Lozoya ex director de Pemex, que se supone que una buena parte se fue a parar a la campaña de Peña Nieto, la respuesta es: en México hay impunidad y no pasará nada…  ¡como siempre!

Del gobierno federal podemos pasar a los gobiernos de los estados, donde no hay mucha diferencia de los montos tranzados, ya que cada gobernador ha robado de acuerdo a la riqueza de su estado. Empezando con Duarte en Veracruz, Borge en Quintana Roo, Duarte de Chihuahua, Padres en Sonora y así podríamos seguir la lista interminable de los que ya concluyeron su mandato, como los que están en funciones actualmente. Estoy segura de que ninguno se salva de las 32 entidades.

Desconfianza en los partidos políticos

Otros actores importantes en todo proceso electoral son los partidos políticos, que lo mismo da que sean azules, blancos, rojos, verdes, amarillos, naranja o bermellón. Los ciudadanos ya desconfiamos de todos.

Uno de los peores reflejos de los partidos políticos se encuentra en las Cámaras de Diputados y de Senadores, donde el despilfarro, la falta de responsabilidad, conciencia y empatía con el pueblo empobrecido de México es tan brutal, que no les interesa en lo absoluto que nos enteremos de sus sueldos altísimos, prestaciones sin par, viajes y viáticos sin límite ni decoro.

Lo peor de ambas Cámaras es la falta de resultados a favor de México y el alto costo que ello significa. Es tal su ineficiencia y falta de conciencia, que en el momento que estoy escribiendo este artículo, no tenemos procurador de la república, ni fiscal anticorrupción y para rematar, ni fiscal de delitos electorales, en un año electoral.

¿Democracia interna partidista?

Y en cuanto a la democracia interna partidista, es una absoluta falacia. El partido oficial depende de las decisiones del presidente de la república, práctica común desde el siglo pasado, y en los demás partidos políticos de las decisiones cupulares, bueno con excepción de Morena, que ahí decide sólo López Obrador.

Y así llegamos a ver decisiones personales que pueden parecer absurdas y tal vez, en el fondo realmente lo sean, como las de Margarita Zavala, que me remontaron 10 años atrás en mi propia decisión, similar a la de ella, mas no igual.

Hace 10 años recorrí todo el camino para alcanzar la candidatura al gobierno del estado por el Partido Acción Nacional, contendiendo contra el “candidato oficial”, tanto de la dirigencia estatal, como de los gobiernos de ese momento,  estatal y federal.  Felipe Calderón, esposo de Margarita, era el presidente de la república y “líder moral” del partido en ese entonces. Hasta el último momento hizo todo lo posible y lo logró, para que yo no fuera la candidata del PAN, a pesar de todas las pruebas presentadas en las que pude demostrar que no fue una elección limpia.

Si siembras viento, cosechas tempestades

Felipe Calderón, cuando estuvo en el poder, no supo diferenciar los límites entre su presidencia de la república y la vida del partido. Quiso tener el control de todo y 10 años después, si no lo ha perdido todo, sí una buena parte de él, ya que Ricardo Anaya está resultando tan inteligente como él, y digamos que le está dando a beber, “agua de su propio chocolate”.

En esta vida, lo que siembras cosechas. Me parece que Felipe está sufriendo las consecuencias de muchos de sus actos de antaño y al mismo tiempo está deshojando la “Margarita”, al verse obligada ella, de alguna manera, a renunciar al PAN y buscar por la vía independiente lo que no pudo o no quiso luchar más, para obtener la candidatura por el partido o el Frente.

La salida de Margarita del PAN, viene a complicar el panorama electoral ya de suyo complejo. Considero que le podría restar fuerza al Frente Ciudadano por México, y dar más oportunidad para que gane, quienes para mí, serían un retroceso para el país, es decir Morena, o en el peor de los casos, que volviera a ganar el PRI. Entonces, sí, la corrupción y la impunidad, sentarían sus reales para siempre. ¡Líbrenos, Dios!

Tags: , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Revista Impresa

Edición actual:

Línea Recta

9 noviembre, 2017

Encuestas

¿Crees que Calderón nos deja un mejor o peor país?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...
Línearecta Recta: La distancia más corta entre dos puntos

Revista Impresa

  • LineaRecta @sylviadmz

    Nulla malesuada purus vitae libero ornare ut scelerisque
  • LineaRecta @sylviadmz Nulla malesuada purus vitae libero ornare ut scelerisque
  • LineaRecta @sylviadmz Nulla malesuada purus vitae libero ornare ut scelerisque
cerrar x