Miguel Millet Ancona. M. CORPORATIVO INDUSTRIAS

Por: Línea Recta.

9 enero, 2018.

Por: Línea Recta

 

LR. Como antecedente de “M. Corporativo Industrias”, una de cuyas empresas es “M. Vidrio”, sabemos que su padre, D. Jorge Millet inició el negocio de vidrio para espejos.

¿A qué se dedicaba su padre antes de Espejos Millet?

MM. Él fue el Mayor comercializador de Miel en Yucatán, paralelamente fue también el primer distribuidor de vidrio de la península. Era muy emprendedor e inquieto, pues además del negocio de la miel y del vidrio, en la calle 65, estuvo en el de autos, es el primero que trae el vehículo alemán Volkswagen, y luego el sueco Volvo.

LR. El Grupo tiene 50 años de operación y usted lo ha hecho detonar y lo preside

¿Dónde estudió Ud. en Mérida? ¿Sus estudios profesionales? ¿Otro tipo de estudios?

MM.  En el Colegio Central, en el CUM y después en la UADY.

LR. Cuándo usted se integra al Grupo, ¿Qué labores desempeñaba?

MM. Mi hermano Patricio fue el primero que se integra a apoyar a mi papá e incursionan además en el negocio del aluminio. Yo entro a apoyar y aprender teniendo 15 ó 16 años; desde ese momento me atrae el trabajar el vidrio.

Mi primer trato con el vidrio, fue intentar producir espejos, que en Mérida no se fabricaban, pues nos llegaban ya hechos de México.

Ésta mi primera experiencia de trabajar un material como el vidrio, logrando transformarlo en algo sólido, útil y hermoso, marcó y encaminó mi vida empresarial.

Otro gran aprendizaje que me dio esta experiencia, fue el conocer y vivir las formas de producir: primero producíamos el espejo en forma manual, casi artesanal en mesas, después usábamos pistolas para aplicar el sulfato de cobre, logrando poco a poco mejorar la calidad y la productividad.

LR. ¿Qué estudios o tipo de actividades laborales siente que le formó más la “Infraestructura mental”, que le ha permitido potenciar al Grupo, al nivel que ahora se encuentra?

MM. Lo que me ayudó fue el estar trabajando, pues te va dando experiencia y te va dimensionando. También el aprender con humildad de otros, cuando vas viajando y  conociendo. Cuando tenía 21 años vi la tecnología que tenía la Ciudad de México, que no  teníamos en Yucatán y la aprendes, aplicas y mejoras.

Todos estos aspectos conforme vas trabajando, te van creando una visión y capacidad diferente, que va a ayudarte a solucionar los problemas a los que te vas enfrentando.

LR. ¿Cuáles son los principales valores que rigen su vida empresarial?

MM. El valor humano, de la gente que te rodea: son los que participan, los que colaboran y te ayudan para poder alcanzar las metas que te vas proponiendo.

LR. ¿Cuáles valores pide a sus colaboradores?

MM. A ellos les pido esos mismos valores humanos. En ese aspecto me fijo y busco mucho esos valores; en el camino vas topándote de todo, pero cuando encuentro elementos con los que verdaderamente te puedes apoyar para ir desarrollando todas esas ideas, lucho para que me acompañen en mis metas y proyectos.

Siempre me rodeo con gente “de vida”, que me motive, me desarrolle y me dé mayores conocimientos.

LR. En estos primeros 50 años, ha habido momentos difíciles. ¿Podría contarnos algún o algunos de ellos?

MM. Pues las diferentes devaluaciones que ha habido en la historia de nuestro país, es cuando ves que “retrocediste todo lo que ya caminaste”; tuvimos que volver a empezar.

Apostamos a México, vendíamos en pesos, pero las materias primas y maquinaria, estaban en dólares. La devaluación no nos quitó todo, pero sí nos dañó mucho.

Pero, aun así, el espíritu de seguir adelante era más grande.

LR. ¿Cuál o cuáles momentos le han dejado buen sabor de boca?

MM. En mis inicios llega el momento que toda la cuestión de nitrato de plata se disparó con las devaluaciones; entonces comenzamos a buscar otra forma de cómo obtenerlo, una de ellas era por medio de la recolección de las radiografías de hospital, la cual mediante un proceso químico obteníamos el nitrato de plata para nuestro negocio.

Otro gran reto del que salimos adelante, fue hace 20 años, cuando se armó un pleito con Vitro, el único proveedor nacional; soy el primero que trae de importación 100 contenedores de Venezuela, Estados Unidos, Brasil y China, y así rompimos ese casi monopolio de Vitro y pudimos seguir operando.

Otra satisfacción grande, fue cuando arrancamos la industrialización con tecnología a gran escala aquí en Yucatán en el 98.

Reciente es el haber entrado en forma al mercado nacional y la exportación a Estados Unidos.

Ya habíamos cubierto el sureste de la península, por lo que tomamos la decisión de abrirnos paso hacia nuevos mercados, creando infraestructura  tanto para ventas, como del proceso, productivo, con transportación y equipo de instaladores en los puntos de venta, además del que teníamos en la Ciudad de México.

LR. ¿Actualmente qué proyecto de producción e instalación tienen en México?

MM. El de Mitikah, la torre más alta de la República, otros grandes edificios como Capital Reforma, Cuarzo, Grupo Eco. Hemos hecho muchas otras torres en Reforma, en la ciudad de México; la Cineteca Nacional, el museo de Jumex y la réplica de la Capilla Sixtina en México, cuyo piso es de vidrio impreso.

LR. Hace no mucho tiempo, inversionistas nacionales y aun extranjeros, hicieron ofertas de compra del Grupo. ¿Por qué se dieron esas ofertas y qué le hizo rechazarlas?

MM.  Contratamos a un despacho de Nueva York y les pedimos un estudio de mercado para ver los alcances de la empresa.

Primero un fondo de inversión de México nos quiso comprar, y luego el mismo despacho que nos hace el estudio, nos presentó una propuesta de compra de unos inversionistas de Chechenia.

Este estudio nos ayudó a dimensionar el estatus de la empresa, vimos el potencial de hasta dónde podríamos llegar, en comparación de otras empresas similares en cualquier parte del mundo y después de un profundo análisis decidimos rechazar las ofertas de compra.

LR. Ahora han decidido y están ya de hecho, en un aceleradísimo proceso de crecimiento, en los próximos 5 años. ¿Qué le empujó a hacerlo?

MM. Todo fue a raíz del estudio de mercado, donde vimos 2 puntos: primero, el posicionamiento del mercado nacional, el cual ya teníamos; sin embargo, nos afectó la cuestión devaluatoria, el cual nos llevó a ver otro punto de vista que fueron las exportaciones. El otro punto fue que gracias a eso, dimensionamos el mercado a nivel mundial, en zonas como Estados Unidos, Centroamérica, el Caribe y hasta Europa. En base de eso nos enfocamos a tener recursos en dólares, exportando con muy buenos resultados.

LR. ¿Qué porcentaje representan hoy sus ventas nacionales vs sus exportaciones?

MM. Una tercera parte, es decir un 30% aproximadamente, y pretendemos que posteriormente, en un mediano plazo, se convierta en un 75% de exportación internacional y un 25% nacional.

LR. Sus plantas y oficinas corporativas, las traslada a un terreno de 210,000 m2, con naves productivas de más de 115,000 m2. ¿Por qué escogió Conkal?

MM. Escogimos Conkal porque: 1) realmente la mayoría del personal que tenemos se encuentra residiendo en esa zona, y al acercarles su fuente de trabajo, podremos darles más calidad de vida y disminuir la rotación de personal; y 2) Otro factor importante es que tenemos cerca el Tecnológico de Conkal, con profesionistas que podemos ir capacitando en lo que hacemos.

LR. Habiendo suficiente agua en Yucatán, los techos de sus naves, están preparados para captar agua, tratarla después y hacer autosuficiente a sus procesos productivos. ¿Cuál fue el motivo de invertir en este proceso?

MM. La cuestión ecológica, de lo que nos hemos preocupado toda la vida, independientemente que a la larga resulta ser un beneficio para nosotros, y para el medio ambiente; el agua de lluvia es más suave que la del suelo, y podremos conservar nuestros mantos. El vidrio es totalmente ecológico, pero los procesos para su elaboración requieren de mucha agua.

LR. ¿Cuántos empleos directos e indirectos van a generar?

MM. Actualmente tenemos aproximadamente mil y al menos vamos a irnos a 2 mil. También vamos a generar muchos empleos indirectos en la construcción e instalación de la planta.

LR. Usted es considerado un humanista y en ocasiones usted mismo ha dicho, que no importaría si lo tildan de “socialista”. ¿Desde cuándo y de dónde le nace ese enfoque hacia el Recurso Humano?

MM. Nace desde mi mamá, ella fue la primera persona que me inculcó esos valores que aprendió de su papá, mi suegro el Sr. Jorge Medina Alonzo, quien fue director del diario Novedades.

Cuando él me veía trabajando, me preguntaba “¿cuál es tu chiste?” es decir “cuál es tu cualidad”, a lo que añadía: “tu cualidad, tu valor tiene que ser verdaderamente el ser humano”.

Ahora siempre le pregunto a todos “¿cuál es tu chiste?”, “¿cuáles son tus valores?”.

Vivimos el tiempo tan rápido que se nos olvida pensar ¿qué le inculcas a las personas? ¿Es ese corazón, ese humanismo, para que disfruten contigo lo que tú estás logrando, y que estén satisfechos en base a la capacidad de cada quien? El hecho de que tu éxito no se convierta en envidia, sino en satisfacción y en orgullo de estar contigo; eso nace en la manera en que te relacionas con la gente.

LR. Su Grupo es lo que se llama Empresa Familiar. ¿Quiénes de sus hijos están integrados y en qué responsabilidades?

MM. Mi hijo Miguel se encarga de las ventas y comercialización, Mauricio de la producción y de la tecnología, y Andrés se encarga de la imagen a nivel mundial, de promociones y eventos.

LR. ¿Cuando hay diferencias, cómo las solucionan?

MM. Es una lluvia de ideas y creo yo que lo más importante que entre los tres no existe ninguna envidia, sino apoyo total. Todos vemos las necesidades y las preocupaciones que no son de uno sino de cuatro; nos reunimos y analizamos cómo van las cosas día a día, no sólo nuestros objetivos sino también nuestros problemas.

Como padre y empresario me enorgullece la madurez de cada uno de ellos.

LR. ¿Cuáles son los valores, que usted, como padre y líder del Grupo les inculca?

MM. Verdaderamente una cultura de trabajo, de responsabilidad, y de valor humano.

Moralmente el sentido de caridad con la gente que te rodea, porque en verdad Dios nos va a dar, pero tenemos el deber de cuidar y multiplicar lo que nos da.

LR. Están en camino a ser el más grande transformador de vidrio de la República y de América Latina. ¿Alguna vez soñó y pensó que lo lograría?

MM. No pensé que llegaríamos hasta donde estamos hoy, pero gracias al esfuerzo diario y a un gran equipo de trabajo, todo se ha venido dando poco a poco.

LR. ¿Qué satisfacciones le aporta?

MM. La satisfacción y orgullo más grande de un padre es que sus hijos lo superen, es decir que veas que el carácter, la voluntad, el empuje y la disciplina permeó en tus hijos.

Como ser humano y como empresario, ver que trabajando también vas creando, y que tu gente, tu equipo va caminando, va dimensionando, creando nuevas cosas, y que la capacidad de relacionarte y aprender de ellos, te permite ver nuevos nichos, nuevos negocios, con el agridulce sabor de ir logrando las cosas que te vas proponiendo y las ideas que vas teniendo.

Tags: , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Revista Impresa

Edición actual:

Línea Recta

4 enero, 2018

Línearecta Recta: La distancia más corta entre dos puntos

Revista Impresa

  • LineaRecta @sylviadmz

    Nulla malesuada purus vitae libero ornare ut scelerisque
  • LineaRecta @sylviadmz Nulla malesuada purus vitae libero ornare ut scelerisque
  • LineaRecta @sylviadmz Nulla malesuada purus vitae libero ornare ut scelerisque
cerrar x